Para que un alimento sea considerado probiótico, debe contener microorganismos vivos

con efectos beneficiosos para quien lo consume, y que proporcionen una mejora

del equilibrio de la flora intestinal.

Suscríbete a nuestra 
Newsletter



    ¡Descarga nuestro
    ebook gratis al suscribirte!